Espero que esta semana haya sido espectacular. Por mi parte, ha sido una semana de ventas y construcción de equipos comerciales abrumadora. Unir a gente tan diferente y hacerlo en base a metodologías propias es complejo… Por suerte, mientras salen estas palabras (asumiendo que lo estás leyendo el domingo que se publica) me encuentro en Valencia, disfrutando de algunas reuniones y descanso, a veces tan necesario.

Hoy os traigo un cuento de nunca acabar, algo que junta muchas narrativas que se producen continuamente en nuestro país (al menos), y que quizás nos ayude a aprender para nuestros negocios cómo no se deben hacer las cosas.

La historia de Terra Mítica

A raíz de un post de Twitt.. X (No logro acostumbrarme) que cuenta la historia de Terra Mítica, el parque de atracciones más corrupto de España. Y ojo, tal como se vendía el parque (Paramount tuvo mucha culpa de ello) de pequeño me maravillaba la idea de ir y montarme en sus atracciones, era un Terra Mítica fan.

No voy a destrozar el hilo, pero quiero comentar algunos detalles que me causaron curiosidad. Esto va a ser un manual del político corrupto, cómo no hacer las cosas (o cómo se han hecho las cosas):

Primero. Si no puedes trabajar un terreno que te interesa, quémalo. Contenido < Continente. Eso se ha hecho mucho, diría que es más tradición que la propia tauromaquia. Entonces ¿Por qué no se castiga?

En este artículo se habla que, según un estudio, el 0,37% de los incendios provocados tienen que ver con tramas urbanísticas. No hay muchas noticias al respecto, pero en la calle todo el mundo lo sabe. Casualidad.

Segundo. Mala planificación en muchos sentidos hicieron que el parque costara x3 de lo presupuestado inicialmente. El negocio empezó con deuda, mal asunto. 

Tercero. Un “inversor” internacional entra (Paramount) con derechos sobre beneficios, derecho a todo y una nómina como CEO brutal. He puesto términos startuperos para que me entendáis.

El resumen es: el parque está dando 75% menos de beneficios previstos y buscan un socio que ponga marca (autoridad) y que gestione todo. Pero se lleva la mayoría de la pasta y cada vez hay más deuda.

En 2014 entraron en suspensión de pagos. así que…

👇

Cuarto. En 2026 buscan ser rentables y no ser Disney Land París. Pasan de querer superescalar a ser un negocio realista. A recortar. Por desgracia, lo hacen en espectáculos.

Aquí es donde entiendo la decepción del autor, porque definitivamente espectáculos es la vertical más importante de cualquier negocio temático masivo, pero también es el coste fijo más lógico de suprimir. 

Quinto. El parque registra beneficios. Por fin.

Sexto. Se vienen arriba con sus primeros ahorros y malgastan el dinero, no en recuperar espectáculos sino en otra atracción. Vuelven al ciclo negativo.

Bueno chicos, ¿Y qué hemos aprendido hoy? ☣️

Esta historia me ha inspirado para escribir estas líneas y que, entre todos, podamos ver un claro y visual ejemplo para aprender en nuestros negocios. A mi me ha pasado, al menos una vez, al menos una cosa. Es verdad que este caso reúne muchas y variopintas escenas de un drama en toda regla. Pero de estos dramas se aprende.

Y hasta aquí un nuevo capítulo de mi disqurso, nos vemos la semana que viene con nuevas historias y, quizás, algún bonus track.

¡Pasad una buena semana!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *